Universidat Pompeu Fabra. Grupo de investigación en Periodismo

Investigación EE

El proyecto de investigación más importante llevado a cabo hasta ahora por el GRP, dentro de la línea dedicada a la ética periodística, es el llamado "Ética y Excelencia informativa. La ética periodística ante las expectativas de los ciudadanos ".

Este proyecto fue realizado conjuntamente con equipos de la Universidad Carlos III de Madrid, la Universidad del País Vasco y la Universidad de Sevilla. Contó con una financiación conjunta de 240.000 euros dentro del Plan Nacional I + D + I español del período 2004-2007 (Ref. no. SEJ2006-05631-C05-01/SOCI). La investigación se llevó a cabo durante los años 2007 a 2009, aunque la ejecución completa del proyecto se prolongó hasta octubre de 2010, para poder cumplir adecuadamente con los compromisos de difusión de los resultados obtenidos.

El proyecto se desarrolló en tres fases, para cada una de las que se plantearon unos objetivos diferentes:

Primera fase

Se pretendía poner al día un inventario de todos los códigos y documentos con normativa deontológica existentes en España. Esta es una tarea que varios estudiosos habían realizado ya en anteriores ocasiones, pero se trataba de actualizarla. Había que tener claro cuál era en el momento presente el sistema de valores y normas que constituyen lo que podríamos llamar "doctrina ética imperante" en el periodismo.

La metodología empleada en esta primera fase fue la del análisis de contenido. Se elaboró una base de datos muy completa en la que se fueron e introduciendo todos los documentos encontrados (hasta 82 en el momento actual). De otra parte se construyó un "tesauro de la ética periodística" en el que figuran todos los ítems imaginables sobre diversos valores y trampas de la actividad profesional. Vale la pena recordar que este instrumento metodológico, el tesauro, es usado especialmente por el Derecho Comparado. En este caso no se trataba de comparar leyes sino códigos, pero a efectos metodológicos, podía establecerse una analogía entre ambos tipos de documentos.

Cada artículo o cada epígrafe de todos y cada uno de los documentos inventariados se ponía en relación con los ítems pertinentes del tesauro. Esto permite recuperar la información contenida en la base según los diversos ítems. Así, con un solo clik del ratón se puede obtener un informe de todo lo que los códigos dicen sobre temas tan diversos como la propagación de rumores, la presunción de inocencia, los conflictos de intereses o el tratamiento informativo de la inmigración o de las creencias religiosas, por poner sólo algunos ejemplos.

Segunda fase

Se pretendía poner en contraste los resultados obtenidos en la primera fase (el sistema de valores predominante en los documentos deontológicos escritos) con los criterios éticos interiorizados por los profesionales del periodismo.

A estos efectos se utilizaron dos métodos complementarios, uno de carácter cualitativo y otro de carácter cuantitativo: entrevistas en profundidad y encuestas. Los desarrollos de estos métodos fueron similares a las cuatro regiones españolas donde se desarrolló la investigación, pero su concreción varió en función de una serie de elementos: número de personas que constituían los respectivos universos, oportunidades para establecer las muestras, posibilidades técnicas para la materialización de las entrevistas y las encuestas, etc.

Hay que advertir también que esta fase del estudio fue externalizada en cuanto al diseño metodológico. En el caso del estudio de campo realizado en Cataluña el equipo de apoyo metodológico fue proporcionado por el Colegio de Sociólogos y Politólogos de Cataluña. El dirigía el experto en métodos de investigación Luis Sáez.

Entrevistas en profundidad

Para las entrevistas en profundidad se tomó como punto de partida el tesauro que vertebra la base de datos construida en la primera fase de la investigación. Asimismo se tuvo en cuenta el listado de ítems que aparecían como más candentes según los documentos deontológicos recopilados en la misma base: códigos éticos de carácter más general. material extraído de los libros de estilo o de los libros de principios de los medios que disponen, estatutos de redacción, recomendaciones temáticas emanadas de instituciones o colectivos con manifiesta ascendencia sobre la actividad periodística, etc.

En base a todo ello, se elaboró un guión básico o pauta para las entrevistas en profundidad. en Cataluña se entrevistó 30 periodistas, seleccionados de acuerdo con una serie de variables que garantizaban que quedara representado en la muestra un amplio abanico de la profesión.

Encuesta a todos los profesionales

Los informes procedentes de las entrevistas en profundidad se convirtieron inmediatamente en material básico para diseñar la encuesta de carácter cuantitativo. Esta en Cataluña se pasó on-line y fue cumplimentada por 1.198 periodistas.

El número de respuestas superó todas las previsiones y aseguró con creces la calidad de la muestra, incluso en vistas a un análisis multivariable. Así fue posible no sólo obtener resultados altamente fiables sobre las numerosas cuestiones de carácter ético sobre las que se pedía opinión sino también hacer un retrato sociodemográfico muy completo de la profesión periodística en Cataluña.

Tercera fase

Aquí se quería comprobar hasta qué punto las normas existentes y el sistema de valores aludidos en las fases anteriores son compartidos por el público destinatario de la información.

En esta tercera fase se continuó haciendo trabajo de campo, pero ahora ya no con un sector profesional sino con toda la población. También aquí se aplicó un método doble. En primer lugar se realizaron una serie reuniones de grupos de discusión, formados según las pautas recomendadas por los expertos en este tipo de metodología. Los resultados de estas reuniones permitió sacar ya algunas conclusiones que serían luego mucho más ajustadas con la realización de una encuesta cuantitativa (aplicada por teléfono) a una muestra representativa de ciudadanos.

Dentro de lo posible, se procuró que las cuestiones respecto a las cuales se preguntaba a los ciudadanos fueran las mismas que las puestas en juego en la fase anterior, cuando los interpelados fueron los profesionales de la información. Sin embargo, esta pretensión se dejó de lado en algunos casos, cuando se constataba que hay aspectos de la deontología periodística que, aunque podrían e incluso deberían ser del máximo interés para el conjunto de los consumidores de la información de actualidad , están condicionados por una serie de circunstancias técnicas y profesionales que las hace poco asequibles para sectores amplios de la ciudadanía.

Sin embargo, el contraste entre las respuestas obtenidas por parte de los periodistas y las proporcionadas por los ciudadanos es uno de los aspectos más destacables del conjunto de la investigación abordada.